Start Submission

Reading: Bell, Lucy, Alex Ungprateeb Flynn y Patrick O’Hare. (2022). Taking Form, Making Worlds. Cart...

Download

A- A+
Alt. Display

Book Review

Bell, Lucy, Alex Ungprateeb Flynn y Patrick O’Hare. (2022). Taking Form, Making Worlds. Cartonera Publishers in Latin America. Austin: University of Texas Press. 303 páginas

Author:

Linnea Kjellsson

Stockholm University, SE
X close

Abstract

Despite emerging from a context of crisis and precariousness, cardboard publishers have never been defined nor limited to that premise, but rather manifested an aesthetic deeply linked to the social, which goes far beyond traditional publishing. Precisely this is revealed in the elaborate collective book Taking Form, Making Worlds. Cartonera Publishers in Latin America by Lucy Bell, Alex Ungprateeb Flynn, and Patrick O’Hare. Based on extensive fieldwork and collaboration with Dulcinéia Catadora and Catapoesía in Brazil and La Rueda Cartonera and La Cartonera in Mexico, Lucy Bell, Alex Ungprateeb Flynn and Patrick O’Hare present a research project on Latin American cardboard publishers. They analyze their history and their practice while reflecting, discussing and learning with and from the cartoneras/catadoras.

 

Abstracta

A pesar de surgir de un contexto de crisis y precariedad, las editoriales cartoneras nunca se han definido ni limitado a esa premisa, sino que han manifestado una estética profundamente ligada a lo social, que va mucho más allá de la edición tradicional. Precisamente esto nos revela el elaborado libro colectivo Taking Form, Making Worlds. Cartonera Publishers in Latin America de Lucy Bell, Alex Ungprateeb Flynn y Patrick O’Hare. A partir de un extensivo trabajo de campo y colaboración con Dulcinéia Catadora y Catapoesía en Brasil y La Rueda Cartonera y La Cartonera en México, Lucy Bell, Alex Ungprateeb Flynn y Patrick O’Hare presentan un proyecto de investigación sobre las editoriales cartoneras latinoamericanas. Analizan su historia y su práctica al mismo tiempo que reflexionan, dialogan y aprenden con y de las cartoneras/catadoras.

 

Palabras clave: Editoriales cartoneras; resistencia; metodología transformal; decolonial

How to Cite: Kjellsson, L., 2022. Bell, Lucy, Alex Ungprateeb Flynn y Patrick O’Hare. (2022). Taking Form, Making Worlds. Cartonera Publishers in Latin America. Austin: University of Texas Press. 303 páginas. Iberoamericana – Nordic Journal of Latin American and Caribbean Studies, 51(1), pp.26–28. DOI: http://doi.org/10.16993/iberoamericana.562
36
Views
8
Downloads
1
Twitter
  Published on 15 Nov 2022
 Accepted on 01 Nov 2022            Submitted on 31 Oct 2022

A principios de la década de 2000, mientras Argentina sufría las graves consecuencias de la crisis económica, el creciente desempleo empujó a miles de ciudadanos a buscar trabajos alternativos. Muchos de ellos empezaron a cartonear. Pronto los cartoneros se convirtieron en la imagen de resistencia más representativa de la postcrisis en Buenos Aires formando cooperativos y federaciones.

Al mismo tiempo, en la industria literaria, editoriales, librerías y bibliotecas estaban luchando para sobrevivir y entre ellos estaba el colectivo Ediciones Eloísa, que empezaba a encontrarse con los cartoneros en la calle. Deseando encontrar una forma de publicar libros más económica y sostenible, el colectivo empezó a comprar cartón de los cartoneros y a producir en colaboración con ellos libros hechos a mano a partir del cartón desechado. Ediciones Eloísa se convirtió en Eloísa Cartonera y la primera de un movimiento editorial que desde 2003 se ha expandido a varios países de América Latina y el mundo.

A pesar de surgir de un contexto de crisis y precariedad, las editoriales cartoneras nunca se han definido ni limitado a esa premisa, sino que han manifestado una estética profundamente ligada a lo social, que va mucho más allá de la edición tradicional. Precisamente esto nos revela el elaborado libro colectivo Taking Form, Making Worlds. Cartonera Publishers in Latin America de Lucy Bell, Alex Ungprateeb Flynn y Patrick O’Hare.

A partir de un extensivo trabajo de campo y colaboración con Dulcinéia Catadora y Catapoesía en Brasil y La Rueda Cartonera y La Cartonera en México, Lucy Bell, Alex Ungprateeb Flynn y Patrick O’Hare presentan un proyecto de investigación sobre las editoriales cartoneras latinoamericanas. Analizan su historia y su práctica al mismo tiempo que reflexionan, dialogan y aprenden con y de las cartoneras/catadoras. El libro se divide en seis capítulos acompañados de 40 ilustraciones que testifican y visualizan los libros cartoneros, los talleres organizados, las exhibiciones y sus espacios físicos y los rostros de aquellos con quienes colaboran.

En el primer capítulo, los autores trazan el origen de las editoriales cartoneras desde Eloísa Cartonera en Buenos Aires y sus fundadores Washington Cucurto, Javier Barilaro y Fernanda Laguna cuando empiezan a trabajar con el cartón, un material profundamente arraigado en el complejo tejido social de la ciudad. A partir de sus talleres juntan a cartoneros con escritores y artistas proponiendo una forma de trabajo más igualitaria, abierta y plural, cuyas prácticas y modos de publicación luego serán trasladadas a otros contextos en América Latina: desde Perú con Sarita Cartonera en 2003 y Chile con Animita Cartonera en 2005, a Bolivia, Brasil y Paraguay y finalmente a México con La Cartonera y La Rueda Cartonera, fundadas en 2008 y 2009 respectivamente.

El capítulo introduce la noción de resistencia que, según los autores, ha sido clave en la evolución de las prácticas y conceptos transnacionales cartoneros y, en particular, la idea de que su existencia es una forma de resistencia que constantemente se encuentra enfrentada con situaciones políticas amenazantes, violencia, pobreza, gentrificación, entre otras. Las cartoneras producen, reflexionan y colaboran bajo presión, pero siempre proponiendo espacios descentralizados y abiertos al disenso. Eso, sin embargo, también implica una resistencia a las definiciones, que dificulta el trabajo de investigación. Como revela este libro, los propios autores se vieron confrontados con preguntas y críticas de sus objetivos académicos y obligados a repensar sus metodologías, prácticas y modos de conocimiento. De hecho, uno de los aspectos más interesantes de este libro reside en su forma de problematizar la investigación, de incluir la crítica de su objeto de estudio y mostrar las reflexiones y aprendizajes que al final los lleva a combinar métodos de las humanidades y las ciencias sociales.

En el segundo capítulo, los autores nos introducen en un proyecto cartonero llevado a cabo en la prisión Puente Grande de Jalisco, que revela el poder de la estética para romper jerarquías coloniales y crear un proceso relacional, colectivo y curativo entre las mujeres encarceladas. El ejemplo los inspira a desarrollar una metodología para trabajar y pensar con las cartoneras; una metodología que reconoce a sus interlocutores como agentes que teorizan y que puede ofrecer una investigación basada en el diálogo.

Así, partiendo de los trabajos de Jacques Rancière, Néstor García Canclini y Caroline Levine, proponen una metodología “trans-formal” compuesta por métodos etnográficos basados en la noción de gesto y nuevos enfoques postcríticos de los estudios literarios y culturales. Esta plantea una investigación de acción participativa (IAP), que desafía las jerarquías epistemológicas Norte-Sur, descoloniza la investigación cualitativa y cuestiona la propia posición del académico. Conscientes de la posible crítica de su método, revelan su decisión de “pôr as mãos na mass” (106) para producir conocimiento con y desde el espacio de las editoriales cartoneras.

En los siguientes capítulos, Bell, Ungprateeb Flynn y O’Hare analizan cuatro formas con las cuales operan las editoriales cartoneras: textos, encuentros, talleres y exhibiciones. Sorprendentemente el contenido de los libros cartoneros, los textos, ha sido poco estudiado antes, por lo que la lectura cercana que presentan contribuye a señalar la resistencia subversiva en la elección de publicaciones. Desde cuentos orales, collages autobiográficos y diálogos sobre contracultura, a poemas bilingües náhuatl-español y relatos de comunidades marginadas, los textos revelan una propuesta sumamente emancipada, heterogénea y decolonial, que rescata las voces de aquellos que pocas veces se ven representadas en la industria literaria. Este análisis muestra solamente un fragmento de la potencialidad de los textos, que da para varios futuros estudios.

Asimismo, los capítulos sobre los talleres, las exhibiciones y los encuentros introducen el lector a nuevos modos de organizar, colaborar y repensar el libro cartonero. Uno de los momentos más intrigantes del libro aparece en un encuentro organizado en São Paulo cuando las editoriales cartoneras anuncian su preocupación por la estructura jerárquica del evento y cuestionan su colaboración con el grupo de investigación. El diálogo es reproducido en el capítulo 4 y señala la tensión sin una posición defensiva de los propios investigadores. El disenso es convertido en una reflexión autocrítica que pone bajo la lupa el posicionamiento de los investigadores y deja al lector aprender de las cartoneras.

Estamos ante un libro plural y atrevido en su propuesta metodológica por unir antropología y etnografía con estudios literarios y culturales y hacer dialogar a académicos con cartoneras. Tras meterse en sus páginas, el lector queda fascinado con la metamorfosis de una caja de cartón en un libro cartonero, que resulta ser mucho más que un libro; una práctica social, un objeto de arte, un diálogo, una comunidad, un gesto resistente y una forma de crear otros mundos posibles.

Taking Form, Making Worlds es un proyecto que, igual que su objeto de estudio, se expande más allá de su materialidad física y que ha contribuido con un documental, una exhibición, varios archivos de colecciones cartoneras en Inglaterra, un festival y un sinfín de colaboraciones trasversales y decoloniales con las editoriales cartoneras. Este libro es una invitación a expandir el conocimiento de las cartoneras y bajar de la torre de marfil a la calle, por lo que requiere de un lector audaz y abierto a deconstruir sus propias ideas preestablecidas para pensar con el texto. Prepárate. Una vez dentro, será imposible volver. Como concluyen los autores, las editoriales cartoneras son “joyfully collective and yet irreverently autonomous” (266), y así mismo es este libro.

Competing Interests

The author has no competing interests to declare.

comments powered by Disqus